AGRICULTURA DE PRECISIÓN

Son muchos los avances que a lo largo de los años se han ido aplicando a la agricultura tradicional con fines muy diversos.  La mejora tanto de la producción como de la calidad del producto,  son dos de los objetivos más relevantes a conseguir.

Hoy en día,  la tecnología nos permite avanzar en esa dirección y ya es posible optimizar muchas de las fases que intervienen en un cultivo para mejorar el rendimiento del mismo.  Los drones o RPAS,  son algunas de esas herramientas que nos ayudan a conseguirlo de manera ágil y muy precisa.

La supervisión de cultivos utilizando RPAS se puede realizar en todo tipo de plantaciones,  si bien es cierto que es necesario personalizar los elementos a utilizar y la forma de estudiar los parámetros obtenidos dependiendo de la plantación que se quiera analizar.  No es lo mismo un cultivo de uva,  que un cultivo de trigo.  Estos productos son diferentes,  con comportamientos distintos durante su crecimiento y con necesidades distintas en lo que a tipo de tierra,  riego y cuidados se refiere.  Por ello,  los resultados que arroja una supervisión realizada con una cámara NDVI o una cámara multiespectral,  requieren de un análisis por parte de profesionales especializados.

¿QUÉ PUEDE HACER UN DRON EN MATERIA DE AGRICULTURA?

Conteo de plantas y supervisión de su crecimiento:  El hecho de realizar la labor de conteo con fotografías aéreas,  facilita y agiliza enormemente esta tarea,  al tiempo que permite hacerlo con total exactitud.  Tomando imágenes espaciadas en el tiempo es fácilmente controlable controlar la velocidad de crecimiento y supervisar que este está siendo correcto.

Medición de clorofila para supervisar el nivel nutricional de las plantas:  ayudados de una cámara NDVI, indicada para agricultura, es posible llevar a cabo esta tarea de manera rápida y sin que la planta sufra daño alguno.

Evaluación del estrés hídrico:   sobrevolando un cultivo ayudados de una cámara térmica,  es posible detectar si existen zonas de tierra que por su situación,  su composición… pueden necesitar mayor cantidad de agua o al contrario. También es posible detectar signos de estrés hídrico en arbolado. En cuestión de agricultura, planificar mejor los riegos,  calcular mejor la cantidad de agua realmente necesaria y la planificación de drenajes entre otras cuestiones, son de vital importancia.

Estado sanitario de un cultivo,  para detectar con facilidad si la plantación ha sido afectada por alguna plaga y si es necesaria la aplicación de fertilizadores o tratamientos sanitarios en todo el cultivo o sólo en una parte.

Detección temprana de malas hierbas, evitando que estas se acopien de los nutrientes que un cultivo necesita para crecer con el vigor correcto y por lo tanto protegiendo la calidad de la futura producción.

Fenología – La recopilación de datos y su estudio a lo largo del tiempo puede contribuir a mejorar la productividad de los cultivos y así establecer el potencial productivo. Si hablamos de especies silvestres,  podemos concretar su estado sanitario,  lo que puede avisarnos sobre la incidencia que realiza el cambio climático.

Peritación de cultivos ante un siniestro, mediante el análisis de imágenes multiespectrales obtenidas a partir de RPAS y satélite. Estos datos ayudan identificar con enorme fiabilidad zonas que no han sufrido daño o que lo han sufrido al 100%. Si se observa que el cultivo se ha visto afectado de manera parcial, será necesario que el perito se desplace a campo.

 

Shares